Blog

La importancia de la pisada en el tenis

El tenis es un deporte multidireccional que se practica sobre una pista rectangular, pudiendo ser esta de hierba, tierra batida o pista rápida.

En función de la superficie sobre la que se desarrolle la actividad hay más o menos lesiones, siendo la tierra batida en la que menos lesiones se encuentran y la pista rápida o sintética donde más.  Esto se debe a la fricción que crea la zapatilla en la superficie.




Entre las lesiones más comunes encontramos:

  • Entorsis de tobillo
  • Condromalacia rotuliana
  • Periostitis tibial entre otras.

Esto se debe principalmente a los movimientos tanto laterales como hacia delante o atrás. Precisamente para disminuir el número de lesiones, cada superficie tiene un tipo de zapatilla distinta, presentando estas pequeñas variaciones para adecuarse de la mejor manera posible a esta.




Al ser un deporte con un movimiento lateral principalmente, el momento crítico del esguince es la gran cantidad de velocidad angular que hay en la pelvis cuando se realiza el golpeo. También hay que tener en cuenta la desaceleración que se produce al golpear a la pelota.




Uno de los problemas en los que se ven afectados los tenistas, es el desarrollo anormal de la musculatura por su parte dominante, es decir, hay un desequilibrio en esa musculatura, ya sea por extremidad superior o inferior, ya que en la parte superior hay un brazo dominante, pero en la extremidad inferior hay una pierna de apoyo la cual recibirá una mayor cantidad de carga y de estrés a la hora de golpear que la otra. Esto puede causar lesiones de estrés o, simplemente, una basculación hacia el lado dominante con sus problemas añadidos. Por lo tanto habrá que realizar un trabajo de compensación y de fortalecimiento de la extremidad no dominante para evitar lesiones en esa extremidad por falta de uso o para equilibrar fuerzas, de este modo haremos prevención de lesiones.

Para poder prevenir en número de lesiones es necesario realizar un estudio biomecánico correcto y adecuado al tipo de superficie y horas que se realiza la actividad.

Una de las funciones principales del soporte plantar en el tenis es la de dar toda la estabilidad que podamos dentro del calzado, intentando reducir al máximo el movimiento del pie dentro del calzado y conseguir una buena estabilidad en la articulación del tobillo.

Respecto al Tratamiento es muy importante una recogida del ALI (arco longitudinal interno) para dar el máximo apoyo posible al puente y levantarlo si fuese necesario, de este modo ya estamos distribuyendo mejor las presiones que recibe el pie.
También será importante disponer de un “tope” en la parte lateral del pie, haciendo así una pequeña aleta que recoja de cuboides hasta el apófisis del 5º metatarsiano para frenar así los desplazamientos laterales e intentar evitar las entorsis.

El 1r radio deberá tener un apoyo mayor que el resto, ya que es una estructura que recibe unas presiones muy elevadas y eso acaba provocando una degeneración articular llegando a convertirse en un HalluxLimitus o Rígidus en la mayoría de los casos.

Ahora, con lo que respecta la parte inferior de la plantilla deberá tener un refuerzo total, pero ahí es donde variará respecto a otros tenistas, ya que al realizar la exploración veremos si el jugador es supinador o pronador, por tanto tendrá una forma u otra el refuerzo.




También deberemos de tener en cuenta la posición del antepié, ya que en caso de que sea valgo, lo tendremos que clasificar en flexible o rígido. En el caso de que sea rígido sabremos que ese pie no puede realizar ningún movimiento debido a la rigidez de la articulación mediotarsiana y tarsometatarsiana, y que precisa de la articulación subtalar (ASA), que en este caso estará en inversión, para tocar el suelo, hecho que favorecerá los esguinces en inversión. En el caso del flexible tendremos en cuenta la posición de la ASA y de la movilidad de esta.

Solicita tu análisis biomecánico