Quiropodias

La rama de la Podología que se encarga de tratar toda aquella patología dérmica y ungueal, es la QUIROPODOLOGIA. Y el acto médico que se lleva a cabo es la “Quiropodia”, que es completamente indolora y obtenemos beneficio instantáneo.

Las 4 grandes patologías a tratar son:

  1. HIPERQUERATOSIS / HELOMAS

Engrosamiento excesivo de la piel como método de protección causado por fricción o presión excesiva.
Los Helomas, o popularmente conocidos como “callos”, suelen ser muy dolorosos, pero está totalmente desaconsejado el uso de callicidas, porque pueden llegar a causar lesiones de cierta importancia, incluso infecciones.
Es muy importante analizar la causa (normalmente suele ser mecánica) para poder dar una solución definitiva.

  1. ONICOCRIPTOSIS

Se trata de una de las causas más frecuentes de consulta en nuestro centro, ya que es un proceso muy doloroso, que cursa con inflamación local y en la mayoría de casos viene acompañada de infección.
Debe tratarse lo más rápido posible desde el momento en que el paciente empieza a sentir dolor en esa zona.
En algunos casos, el tratamiento definitivo es la cirugía, pero previamente se deben realizar una serie de visitas sucesivas con el fin de evitar pasar por quirófano.

  1. PAPILOMA VÍRICO (VPH)

El virus del papiloma humano, se presenta en forma de lesiones dérmicas en la planta del pie, las conocidas “Verrugas plantares”, que en ocasiones, debido a la presión plantar recibida sobre ellas, pueden estar recubiertas por un engrosamiento de la piel, pudiendo pasar desapercibidas.
Pueden ser dolorosas o no, en función de su tamaño y localización.
SIEMPRE aparecen por contagio externo; por lo tanto, es fundamental acudir lo antes posible a un Podólogo para que pueda realizar el tratamiento más adecuado.

  1. MICOSIS

Son todas aquellas infecciones causadas por cualquier cepa de Hongos a nivel dérmico y/o ungueal.
Los hongos afectan a un porcentaje muy elevado de la población en algún momento de la vida y en cualquier época del año, pese a que es en verano cuando se producen con más frecuencia debido al calor y a la sudoración dentro del calzado.
Será necesaria la visita al Podólogo para poder realizar el pertinente cultivo micológico (en el caso que sea necesario) y la pauta del Antifúngico tópico u oral necesario según el hongo presente. De no ser así, nunca remitirá la infección fúngica, pudiendo así llegar a cronificarse.

Solicita tu análisis biomecánico